Unidad a la valenciana

0
1018

Lo que hemos vivido durante este 9 d’Octubre debería hacernos reflexionar a todos los demócratas, porque esto se nos está yendo de las manos.

Durante la festividad oficial por la mañana hemos paseado nuestra Real Senyera como todos los años pero con ciertas diferencias. Había mucha más policía, centenares, había más control para evitar incidentes, había rencor en los valencianos contra Compromís y Podemos, y había ultras violentos camuflados, algunos solos, otros por parejas, entre los valencianos que presenciaban la manifestación.

Nosotros, Ciudadanos, íbamos detrás de Compromís y detrás de Podemos, muy escasamente representado. Los de Compromís llevaban banderas de partido, senyeras valencianas y dicen que alguna enseña española. Han pitado a la policía, han realizado algún cántico alusivo, de escasa intensidad, y tras la interpretación del Himno Regional completo, se han quejado cuando han sonado las notas del Himno Español para dar la salida a la procesión cívica (unos 10 segundos).

Al salir de la plaza del Ayuntamiento han empezado los pitos y abucheos contra Compromís y Podemos, dicen que también algunos insultos. Justo a continuación pasábamos nosotros, Ciudadanos, recogiendo los vítores y aplausos de los valencianos. Puede que hubiese algún ultra violento camuflado, pero eran valencianos, era gente mayor, mujeres, familias, etc. como todos los años anteriores. Por la calle de la Paz nos sentíamos héroes, es difícil de evitar, qué sensación.

El peor momento ha sido la curva de El Corte Inglés, siempre se monta en el mismo sitio,  donde al girar hacia Colón esperaba un grupo de violentos fuertemente rodeado por la policía. Esto lo hemos visto después de que los de Podemos girasen por la Calle Barcelona, mas bien un callejón, para evitar pasar por delante de los violentos, por indicación de la policía. Nosotros hemos seguido recto y al pasar los grandes almacenes la procesión se ha disuelto para evitar males mayores. La verdad, no una película de Berlanga.

Unos se han ido a comer a Silla y otros nos hemos ido al Palmar. Tras la sobremesa, sobre las 7 de la tarde, hemos vuelto a recoger el coche de la calle Pelayo, pasando por delante de la estación del Norte. No hemos visto ninguna agresión ni carga policial pero el ambiente indicaba claramente que se estaban produciendo o se acababan de producir incidentes violentos. Todo el centro de Valencia, de la plaza España al interior, estaba tomado por la policía nacional.

Después hemos visto en las redes sociales pruebas suficientes como para afirmar que grupos de violentos venidos de no se sabe donde han ido a reventar la manifestación soberanista de esta tarde. Hasta aquí el relato verídico vivido en primera persona.

Primera reflexión: lamentamos muchísimo lo que han sufrido los compañeros demócratas de Compromís y toda la gente inocente que ha sido atacada por los violentos, incluyendo periodistas y medios. Son unos salvajes sobre los que tiene que caer todo el peso de la ley, a la mayor brevedad posible se les tiene que identificar y controlar, el centro de Valencia está plagado de cámaras.

Segunda reflexión: todos deberíamos darnos cuenta de que esto no se va a solucionar echándole la culpa a la policía, ni al estado ni a otros grupos políticos. Cuanto mayor sea el ensañamiento verbal, mayor será la violencia. Entre todos tenemos que parar esta locura, la policía y la justicia actuando contra los violentos, y las fuerzas políticas volviendo al seno de la ley, la democracia y la serenidad. Que Valencia sea el inicio de la vuelta a la unidad de los demócratas.

Les dejo con dos mensajes de nuestros líderes políticos, el Alcalde de Valencia, Joan Ribó, y nuestra Síndic en Les Corts, Mari Carmen Sánchez, que espero nos marquen el camino a seguir:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here