Tomarse en serio Europa

0
126

Nos guste o no, Europa es el futuro. Necesitamos la libre circulación de personas y productos, necesitamos la moneda única y necesitamos negociar con otras potencias económicas en igualdad, defendiendo las singularidades de cada autonomía. La única alternativa a esta realidad es el aislamiento o el caos en el que anda metido el Gobierno Británico. Si esto es el Brexit, mejor seguir en Europa.

Tomarse en serio la posición de España en Europa supone tomarse en serio el futuro de los españoles. Entender que la representación en el Parlamento Europeo es más que un retiro dorado. Es el poder condicionar y/o balancear el peso político y económico de nuestro territorio en el conjunto del continente. Y también en la aldea global en la que vivimos.

Por eso, sorprende que muchos partidos conviertan su lista electoral en un cementerio de elefantes y no en un frontline de técnicos con conocimiento del ecosistema europeo y de la lucha de lobbys en que se ha convertido Bruselas. No entender esto, es no entender dónde se dirimirán las batallas que afecten a nuestros sectores primarios y secundarios. En definitiva, a los ciudadanos españoles.

El actual ministro de Exteriores, Josep Borrell, será el cabeza de lista del PSOE. Otra cuestión es discernir si es un candidato voluntario o su salida del Ejecutivo forma parte de la negociación oculta para la futura conformación de Gobierno, una vez pasados estos comicios. Y es que, por mucho que se diga en la precampaña electoral, parece que al negociación del futuro ejecutivo ya comenzó sin tener en cuenta la opinión de los españoles y su voto. Por lo que, ahora, sólo queda tratar de orientar al votante hacia donde interesa, que el cumplimiento de promesas electorales nunca ha sido la prioridad de muchos, al parecer.

No obstante, Borrell es un referente del europeísmo en el socialismo español. Ya encabezó la lista en los comicios al Parlamento Europeo en el año 2004, primera vez desde 1989 que los socialistas quedaron por delante del PP. Y ha sido presidente de la Eurocámara, en la que permaneció hasta  2009. Su papel de dique contra el independentismo, le ha otorgado un flashback profesional. Eso sí, a Europa parece que se quiere llevar el conflicto catalán y Borrell puede ser un activo importante para defender la realidad española.

En la misma línea de solidez llega la apuesta de Ciudadanos. Luís Garicano, además de reconocido economista con peso internacional, es vicepresidente del grupo ALDE. Su única pega, si es que podemos considerarla así, es que no ha ejercido un cargo político en su trayectoria en el partido. Lo que es indudable es la capacidad de conformar un equipo en el que se ha integrado la eurodiputada de UPyD, Maite Pagazaurtundúa; y la ex portavoz en el Congreso del PSOE, Soraya Rodríguez; reforzando una primera línea en la que el partido naranja que demuestra un compromiso integrador, progresista y con clara vocación europeísta. Experiencia y una visión poliédrica de las sensibilidades españolas. Y otra figura hábil en la esgrima parlamentaria, como es el caso de Rodríguez, crítica con la laxitud de la defensa del Estado por parte de la actual directiva de su ex partido.

La juventud la pone Podemos. El secretario de relaciones internacionales y diputado en el Congreso, Pablo Bustinduy, será el cartel electoral. Cuenta con experiencia en Europa pues coordinó la Delegación de la formación morada en el Parlamento Europeo en 2014, fecha en la que el partido que lidera Pablo Iglesias alcanzó representación por primera vez, justamente en unos comicios europeos. Escoltado por el eurodiputado Miguel Urbán –que pierde su posición de número uno, a pesar de ser el más votado- y la senadora Idoia Villanueva, tienen la difícil papeleta de reverdecer sus éxitos europeos.

Lo del Partido Popular ya es otra cosa. La portavoz en la oposición y ex Ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, será la cara visible, escoltada por el superviviente, y también portavoz de la formación azul en el Parlamento Europeo, Esteban González Pons; y el ex presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido. Ambos no contaban con opciones en Valencia y Madrid, por la renovación de plantillas ante los casos de corrupción y se les busca acomodo, o se les mantiene alejados para evitar que la sombra de la duda les persiga.

Al menos, entre tanto dinosaurio de la política y cargo sin cargo en el ecosistema actual, perdura el eurodiputado y secretario general del Partido Popular Europeo, Antonio López Istúriz. El resto es un largo listado de ex Ministros –Pilar del Castillo, Juan Ignacio Zoido o José Manuel Margallo, al menos este último de exteriores- y miembros de la Fundación FAES, caso de Ana Collado o Javier Zarzalejos

Y el resto de candidatos oscila entre la irresponsabilidad de Esquerra Republicana de Catalunya en su empeño de optar por el ex vicepresidente dela Generalitat e imputado por el procés, Oriol Junqueras; la posible sorpresa electoral merced al voto directo –y no con el sistema de la Ley d’Hont española- de la presidenta de PACMA, Silvia Barquero;  la conformación de coaliciones como Europa Solidaria, en la que se integran o amontonan –elijan ustedes el término- PNV, Coalición Canaria, Compromiso por Galicia, Geroa-Bai y Demòcrates Valencians…; o el liderazgo del ex presidente de la Generalitat Catalunya y huido de la justicia española Carles Puigdemont, de Junts per Catalunya, en representación de diversas plataformas y del Partit Demòcrata Europeu Català.

Juzguen ustedes quién se toma es serio Europa y quién se toma en serio el futuro de los españoles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here