Son los valores

0
988

En estos días convulsos, dónde cada día nos desayunamos con nuevos escándalos e imputaciones masivas es cuando nos damos cuenta que la clase política es un mero reflejo de la sociedad en la que vivimos, en la que los valores han pasado a un segundo, o incluso a un tercer plano.

La democracia no es un “ente abstracto”, es una práctica día a día, es un ejercicio cotidiano dónde los valores éticos como la integridad, la responsabilidad, la honestidad y la humildad deberían ser la luz que nos alumbrara.

Desgraciadamente con demasiada frecuencia vemos políticos que lo único que persiguen es su satisfacción personal, sea económica o sea, simplemente, de sus ansias de poder. Además tienden a rodearse de mediocres que no osen cuestionar sus actuaciones. Éste es el germen de la corrupción, el caldo de cultivo donde florecen las bacterias de la podredumbre.

Pero también hay políticos que no les importa arrinconar sus brillantes profesiones, que su ego ya lo tienen cubierto con su vida y su familia, y que les da igual perder dinero dedicándose a la política porque quieren aportar sus conocimientos a la sociedad. Éstos se suelen rodear de gente brillante, no les importan que los contradigan porque saben que en el contraste de opiniones se encuentra la verdadera riqueza.

Desgraciadamente, en demasiadas ocasiones, en el caldo de cultivo de los partidos políticos, acaban triunfando los primeros, todos conocemos mil ejemplos. Parece que nos cuesta distinguirlos. Al final, lo que verdaderamente marca la diferencia son los VALORES, esos pobres olvidados en la sociedad actual.

@Vicent_Raga

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here