Reptiles rojos y batracios azules

0
362

Este título es el resultado del devenir del bipartidismo, rojo y azul, de este país, en las últimas décadas. Es el penoso corolario que me queda en estos momentos y que voy a compartir con vosotros.

La corrupción sistémica y sistematizada practicada por unos y otros, ha dejado a este país con el “culo al aire”, azuzado, además, por una crisis económica de órdago, acentuada por una aplicación de recetas errónea para combatirla, por el empecinamiento de los partidos gobernantes en tapar SUS vergüenzas corruptas, y por la falta de un proyecto de nación creíble, ilusionante y aglutinador. En una palabra, ha brillado por su ausencia la política de verdad, y, para más inri, judicializándola como única solución, como única salida del callejón, como por obligación.

La primera parte de esta historia la protagonizan los “reptiles rojos”

Después de una larguísima instrucción, acaba de empezar en la Audiencia de Sevilla el juicio por los ERE. Un “fondo de reptiles” de alrededor de 650 millones de euros y que afecta a 22 ex altos cargos de la Junta de Andalucía, entre ellos a los expresidentes Chaves y Griñán.

Pero, ¿qué es un fondo de reptiles? La expresión viene de largo; ya en 1.866 el prusiano Canciller de Hierro Otto von Bismarck, fue el primero en acuñar el término. Son subvenciones secretas, no contabilizadas ni presupuestadas, que un organismo público concede a la prensa favorable, a ciertas empresas afines y a la compra de voluntades. Vamos, la conjugación del verbo sobornar, en todos sus tiempos y modos.

Resulta, que Francisco Javier Guerrero, Director General de Trabajo de la Junta de Andalucia desde 1.990 a 2.008 , y cortijo del PSOE hasta la actualidad, declaró en la fase de instrucción que promovió directamente el desarrollo de este sistema ‘reptiliano’, impulsándolo y desarrollándolo. Ahora, ante el juez, se acoge a su derecho a no declarar y dice que contestará sólo a algunas preguntas que le formule su abogado.

Esta “perla política” está acusado de prevaricación y malversación; se está jugando 8 años de cárcel que, de  forma preventiva, ya ha probado y, claro, le ha hecho mucha pupa, y ahora donde dije digo… Bueno, pues esperaremos al desarrollo de la vista oral, y a la sentencia. Todo llegará. ‎Como he dicho muchas veces, la justicia es lenta (básicamente porque no la quieren dotar de los medios necesarios), pero segura.

Si a estos “reptiles rojos”, le añadimos los de la época felipista,  como, por ejemplo, Roldán, ex director de la Guardia Civil, Rubio, ex Gobernador del Banco de España, los “affaires” Filesa, Malesa, Time-Export y, sobre todo, los GAL, con los reptiles Amedo y Domínguez, causa por la que dieron con sus huesos en el talego los Vera y Barrionuevo, y que para escarnio de todos, no se despejó una X, que hasta un parvulito la hubiera despejado, tendremos la primera parte de esta historia.

La segunda parte, más interesante, la conforman los “batracios azules”

Si antes teníamos una “perla roja” ahora, en contraposición, tenemos una “perlita azul” que es Francisco Granados. Éste también ha probado el trullo y, temeroso de que le caiga la del pulpo, se plantó el otro día ante el juez de la Audiencia Nacional para piar voluntariamente. O sea, a decir Diego en vez de digo y, además, en plan cutre y vengativo, dispuesto a no dejar títere con cabeza, léase Esperanza Aguirre, Cristina Cifuentes e Ignacio González, copiándose de otras perlitas sueltas como Marjaliza, Costa, Correa, El Bigotes, Crespo, etcétera.

Ante todo esto, y el cariz que va tomando, las verdaderas “perlas finas”, esta vez sin diminutivos, están pasando del azul marino- gaviota al azul clarito, llegando en estos momentos al azul pálido, y buscando la oscuridad del “tierra trágame”, por el canguelo que tienen.

En la charca de Espe hay tanto batracio que apenas queda oxígeno para poder respirar; se ha convertido en una ciénaga donde las ranas se devoran unas a otras, practicando el más rancio canibalismo político. ‎Si a estos “batracios azules” le añadimos alrededor de novecientos cargos peperos imputados por corrupción, y los que vendrán, junto con tramas como Gürtel, Lezo, Púnica, Taula y un largo etcétera, tendremos configurada la segunda parte de la historia. Una historia que, como decía al principio, ha dejado a muchísimos ciudadanos de este país, con el culo al aire.

La solución a todo esto es tarea ardua y difícil. La buena política, la que se hace con mayúsculas, la que beneficia a la mayoria, siempre fue la solución; por tanto espero y confío, que en la actual paleta de colores, predomine el color naranja, con respecto al rojo y el azul de toda la vida, y, el color morado, que siga… de capa caída.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here