Qué es el ‘big data’ y cómo funciona

0
225
https://c1.staticflickr.com/3/2813/11396380473_26f323b1e4_b.jpg

Cada vez más, al encender un dispositivo electrónico, como el teléfono móvil, el portátil o la televisión, nos encontramos con propuestas, por lo general publicitarias pero también de tipos no comerciales como ideológicas o identitarias, que parecen hechas para nosotros.

Es como si alguien nos adivinase el pensamiento, se adelantase a nuestros deseos y nos ofreciese un determinado contenido sabiendo de antemano que nos interesa. “Cariño, podríamos cambiar las cortinas“, le dice la mujer al marido, o el marido a la mujer, como parte de una conversación familiar en el hogar, y casi de inmediato a uno de los dos o a los dos les aparece un anuncio en su dispositivo móvil de una conocida marca de visillos que nos ofrece sus servicios.

¿Hay micrófonos en nuestras casas? ¿Nos están espiando y no lo sabemos? No exactamente, no hay micrófonos ni nos están espiando, la información se la estamos dando nosotros voluntariamente sin necesidad de que nos espíen cada vez que accedemos a un dispositivo electrónico. En el ejemplo anterior, seguramente hace unas horas o unos días alguno de los dos cónyuges buscó cortinas en internet y gracias a las redes sociales los que manejan el ‘big data’ saben que son marido y mujer, su poder adquisitivo, etc. así que les ofrecen los servicios de una empresa de cortinajes, a medida.

Cada vez que movemos el dedo en nuestro smartphone, hacemos clic en nuestro portátil o usamos el mando a distancia de nuestra televisión digital, estamos realizando una elección que queda registrada para que alguien alguna vez la utilice para saber nuestras preferencias y ofrecernos productos o ideas que sabe a priori que son de nuestro agrado. Después hay empresas especializadas en analizar mediante algoritmos este ingente volumen de datos, el ‘big data’, y utilizarlo en su provecho, tal vez también en el nuestro. Las dos empresas que más y mejor utilizan el ‘big data’ son Google y Facebook, y por eso son las que más dinero ganan.

No nos están engañando, porque lo mismo que cada vez que llamamos a una compañía con un sistema telefónico automatizado nos avisan de que nuestra conversación puede ser grabada, también cuando utilizamos un dispositivo electrónico debemos saber que todo lo que hacemos va a quedar registrado, nos avisen o no de los famosos ‘cookies’, que son precisamente eso, un registro electrónico de quiénes somos, dónde estamos y qué hacemos. Otra cosa es que prefiramos no tomárnoslo en serio y permanecer ajenos.

¿Hay fórmulas para evitar formar parte del ‘big data’ y que nuestros más íntimos deseos no queden al descubierto? Sí, las hay, aunque suelen implicar que debamos quedarnos en el siglo XX y no pasar al XXI:

  • Podemos no contratar una televisión por cable, gratuita o pagando, y confiar en que las autoridades protegerán con celo las elecciones que hagamos con el mando del TDT.
  • Podemos no adquirir un smartphone y tratar de apañarnos con el Nokia de toda la vida para llamar por teléfono y mandar mensajes SMS.
  • Podemos navegar con nuestro portátil con un proxy o cualquier otro procedimiento de ocultación de identidad para que nuestras elecciones no sean relacionadas con nuestra persona.

Sí, podemos, pero a ver quien es el guapo que se resiste…

How Important is Online Privacy? from Benefunder on Vimeo.

 

Compartir
Artículo anteriorEmmanuel Macron, próximo presidente de Francia
Artículo siguienteUna solución al pufo de AVANT
Informático, webmaster, social media manager y comentarista deportivo. - Editor de la revista electrónica enCancha desde 2010, Director del periódico local El Vedat de 2012 a 2016, colaborador de deportes en la 99.9 Valencia Radio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here