Omertá, la ley del silencio en el PP

0
636
Declaración de Ángel Acebes en el juicio de la Gurtel

Omertá o ‘ley del silencio’ es el código de honor de la Cosa Nostra por el que, bajo ningún concepto, se puede colaborar con la justicia.

En 1972 la película El Padrino, dirigida magistralmente por Francis Ford Coppola, nos hace una descripción clara y nítida de su significado. Cuando ví esta película, con 18 añitos, jamás pude imaginar -ni borracho- que viviría en directo a mis 63 años y en mi país el significado de la palabra Omertá: “un código de silencio entre los miembros de una organización criminal que prohíbe la divulgación de secretos de información privilegiada a la aplicación de la ley“. Por eso, tanto la Omertá como la juventud son un divino tesoro, según reza el dicho popular.

Pero, al igual que la juventud que con el paso de los años va resquebrajándose, a la Omertá le puede pasar lo mismo por más que nos empeñemos en ser jóvenes siempre; el tiempo pasa inexorablemente y, además, muy deprisa (tempus fugit). Lo de Matusalén es como lo de los Reyes Magos y por muchos sucedáneos a los que podamos acudir (botox, estiramiento de piel…) y muchas exfoliaciones que nos apliquemos en la piel para eliminar las “células muertas” la vejez está ahí, esperándonos; es simplemente ley de vida.

Estos días hemos visto desfilar como testigos ante la justicia a ex ministros de Aznar (Rato Acebes, Arenas, Mayor Oreja) y lo mismo le pasará en unos días al actual presidente del Gobierno Mariano Rajoy, el que fue su compañero ministerial y, luego, el sucesor elegido en el famoso cuaderno azul, poseídos de un ataque de amnesia total: no lo sé, lo desconozco, no recuerdo, no me consta…

Auténticamente deplorable e increíble al mismo tiempo. ¡Qué clase de inútiles amnésicos nos han gobernado!. Me entran escalofríos cuando lo pienso; España iba bien “a pesar de ellos y no por ellos“.

La conclusión que saco de todo esto es que esta Omertá practicada por tantos y tantos dirigentes del PP se puede resquebrajar, como se quebró nuestra juventud y nuestra inocencia, en cualquier momento: basta con que alguien “cante o la cague“, cosa muy probable en este tipo de mentes amnésicas, y cuando eso pase, que pasará, el PP saltará por los aires y se resquebrajará, pues la justicia es implacable a pesar de que la quieran manipular y asfixiar en recursos y presupuesto.

No tengo una bola de cristal para saber cuándo pasará, pero mi instinto -quizás influenciado por mi deseo- me dice que está al caer.

 

Compartir
Artículo anteriorLa bombona de Butano se dispara
Artículo siguienteUna visita obligatoria
Diplomado en Magisterio (ciencias humanas), promotor y asesor comercial, Profesional en Interpretación y Educación Ambiental.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here