Nadie entiende a los independentistas…

0
70
  • Ni los otros catalanes, ni los otros españoles, ni los otros europeos, ni el resto de la especie humana.

Los catalanes que quieren la inpependencia o ejercer su soberanía son en líneas generales unas bellísimas personas. Alguno un poco borde, pero es normal. Ellos creen que son por la fuerza españoles y que ahora que suman más, o casi, creen que esta situación debe cambiar. Creen que llevan mucho tiempo esperando y que ahora le pueden dar la vuelta a la tortilla. Segur que tomba…

No se dan cuenta de que para cambiar las reglas del juego político hace falta un consenso similar al que hubo cuando se redactó la Constitución, porque sin ese consenso serán otros los que pasarán a tener un marco legal impuesto, en vez de ellos.

Eso fue lo que pasó cuando se aprobó el Estatut en 2006, que unos se liberaban y otros pasaban a ser los oprimidos por una nación que no sienten, o por negar una nación que sienten. Así lo señalaron PP y Cs, que por entonces aún era un partido extra parlamentario, pero los ignoraron.

Conceptualmente los dos marcos legales, Constitución Española y República Catalana, son igualmente válidos. La diferencia fundamental entre ambos es que uno es real, el orden constitucional, y el otro es imaginario, la soberanía catalana. Y para derribar un marco legal real e instaurar uno imaginario, hace falta más consenso.

Este es el motivo principal por el que nadie entiende ni apoya a los independentistas aparte de ellos mismos, porque nadie cree, más que ellos mismos, que la República Catalana vaya a ser mejor que la Constitución Española, significativamente mejor como para arriesgarse. Principalmente porque el marco constitucional es buenísimo, tan bueno que permite que participen en él, que sean alcaldes, que gobiernen en Cataluña, con la única condición de que no rompan las reglas del juego.

Como se haría en cualquier país civilizado, más allá de consideraciones históricas, sociales o políticas, más allá de los errores que cada uno hayamos cometido.

Deben comprender que la mayoría, la real, la actual, la española, la europea, la mundial, no compartimos su proyecto, y que no somos nosotros los que tenemos que seducirlos con el nuestro, que ya lo tenemos en marcha y funcionando, sino que son ellos los que nos tienen que seducir con el suyo. Por el momento, nadie entiende a los independentistas porque ese sueño es sólo suyo.

Por mi parte, si respetan las leyes de todos, les daría otra oportunidad, y mil si hace falta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here