Los cachorros de Arran, dime con quién vas…

0
267

… y te diré quién eres.

De todos es sabido cuán sabio es el refranero español.

Llevo unos días – y hoy la gota ha colmado el vaso – en que el desasosiego y la preocupación están haciendo mella en mí, y me imagino que en muchísimos españolitos de a pié – también de coche oficial – y no es precisamente por la canícula, que también, sino porque se está rebasando una línea roja sagrada en cualquier Estado democrático y de derecho: la de la convivencia, la paz social y la libertad.

De un tiempo a esta parte, ARRAN, los jóvenes cachorros de las CUP, antisistema e indepes ellos, que sustentan al Govern de Junts pel Sí y Esquerra Republicana en el Parlament, están protagonizando unos hechos que se pueden calificar perfectamente de KALE BORROKA, con las connotaciones que ello conlleva.

En este artículo me voy a limitar simple y llanamente a contar unos hechos protagonizados por ARRAN, que hasta ahora no se les había dado la importancia y repercusión mediática debida, a mi entender; luego haré unas pocas y breves consideraciones y por último las conclusiones las sacaréis vosotros solos.

HECHOS

Decir que es una banda con cinco años de antigüedad, con unos 500 militantes distribuidos en 54 Asambleas por Cataluña, Baleares y Comunidad Valenciana cuya ideología se sustenta, básicamente, en el anticapitalismo, la lucha radical feminista, la construcción del socialismo y la independencia de los PAÍSES CATALANES (y lo digo en español para zaherir a los “indepes”, pues soy bilingüe y podría haberlo escrito en valenciano).

En segundo lugar deciros que su primera “chiquillada” tuvo lugar en Barcelona el pasado 27 de marzo cuando irrumpieron y ocuparon la sede del PP, hasta que llegaron los Mossos d’Esquadra, siendo jaleados “in situ” por la bella Anna Gabriel (diputada de las CUP). Algunos de ellos fueron detenidos posteriormente y en menos de 24 horas ya estaban en la calle.

A partir de esta acción ‘els bons xics de ARRAN’ asaltaron el puerto deportivo de Palma de Mallorca con bengalas, ocuparon un piso turístico de Airbnb aquí en Valencia, detuvieron el tráfico en la autopista AP-7 por Tarragona, hicieron varios escraches frente a oficinas de trabajo temporal, se encadenaron frente a la Bolsa de Barcelona y en esta semana, han asaltado un Bus turístico encapuchados y cuchillo en mano, dedicándose también a pinchar ruedas de bicicletas a los turistas.

Afirman que todo esto “no es violencia, sino autodefensa” y piensan seguir así hasta el 1 de octubre, o más. Sin ir más lejos, acaban de irrumpir con gritos y pancartas anti-turismo en un restaurante de Palma de Mallorca, diciendo que el turismo mata los barrios.

CONSIDERACIONES

En los tabloides británicos el asalto al Bus turístico lo equiparan, según las víctimas, a un “ataque terrorista”. Esto incide en el mismísimo eje de flotación de la actividad turística, nuestra “principal industria”.

Por otro lado, todos los partidos políticos han condenado estos hechos, excepto las CUP, que se lo pasan todo por el arco del triunfo, afirmando que se trata sólo de “acciones simbolicas” y su portavoz parlamentario Mireia Boya afirma que el Gobierno aplica políticas económicas que provocan violencia social y que nunca renunciarán a su lucha, quedándose tan pancha.

Esto es, claramente, violencia callejera amparada por un grupo parlamentario – las CUP – que a su vez ampara y acelera el “Procès” cuyo motor es el tándem Puigdemont -Junqueras, los cuales ponen “ojitos a la gasolina-CUP” para no gripar el motor del independentismo.

Unos dicen representar a la burguesía catalana y clases medias, otros a la izquierda independentista catalana y, por último, los que dicen representar a la clase obrera oprimida por el capitalismo, y a su vez, todos dicen representar a una mayoría de la sociedad catalana sometida al poder centralista y que anhela la independencia.

¡ Quién os ha visto y quién os ve, amistades peligrosas !

Si algún que otro personaje histórico levantara la cabeza… ‘fliparía en colores’. Así pues, sacad las conclusiones vosotros mismos. Acabaré este artículo con otro refrán: Dios los cría y ellos se juntan.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here