Las 6 de la mañana y en pie

0
1188

Las 6.00 de la mañana y ya en pie, quizá sea la edad, pero cada día duermo menos.

Aprovecho ese momento de soledad que me brinda la madrugada para tomar con tranquilidad, y a pequeños sorbos, todas las noticias de la jornada junto a ese café que me hace volver a ser persona

Estos días las informaciones que podemos leer y escuchar me provocan un sinfín de sentimientos (tristeza, asombro, indignación…..), me cuesta asimilar y entender cómo hemos llegado a esta situación, que se ha hecho mal para que más de dos millones de personas quieran hacer de nuestro hogar, un lugar más pequeño y menos hermoso, como es posible que crean todas esas bondades del separatismo, y lo que es peor, cómo pueden creer que se les odia, que tan solo es por un interés económico el que no les dejemos marchar. Es posible que no hayamos explicado suficientemente claro que no es cuestión de dinero, que tampoco es una cuestión de interés, ni siquiera es una cuestión de que seamos una nación más o menos grande, para mi es una cuestión de sentimientos.

Si, de sentimientos, porque separarme de Catalunya sería como amputarme el alma, porque amar a tu país no es ser un fascista (a muchos les costará entenderlo), es sentir como propias las Rías Baixas de Galicia o los Olivares de Andalucía y poder explicarle a mis hijos la fortuna que es haber nacido en el Mediterráneo, la cuna de nuestra civilización, por la que ya hace muchos siglos, tantos y tantos pueblos peleaban dejando una imborrable impronta, por estas tierras, diversas, pero hermosas todas ellas.

Mi amor por mi País no me produce ceguera, se bien donde están nuestros errores, la corrupción, los recortes, el desempleo…problemas todos ellos que me ocupan y me preocupan, por ello decidí entrar en Política, quiero luchar como nuestros padres lucharon por dejarnos un País mejor, más justo y donde haya menos desigualdades y más oportunidades, para que ningún hijo tenga que desarrollar su formación lejos de su hogar y de su familia.

Estoy seguro de que Catalunya no es Puigdemont, Junqueras ni Rufián, pero España tampoco es Rajoy, Hernando, ni Soraya, todos ellos responsables de una u otra manera de intentar separarnos, unos por locura, y otros por dejación (casualmente les da votos a ambos), hay 46 millones de Españas, como hay 7 millones de Cataluñas.

Este mensaje es para esos más de dos millones de Cataluñas que hoy se sienten frustradas y dolidas, a esas Cataluñas quiero decirles que no hay uno solo de los problemas que les afecten que no me afecte a mí, que no tienen un desvelo que no turbe también mi sueño, y que comparto todas sus ilusiones de vivir en un País mejor.

Pero la Democracia tiene sus reglas, esas reglas que se escribieron para que todos fuéramos iguales ante la ley, ya fueran pobres o ricos, aristócratas u obreros, ese es el principio básico de la Democracia, el votar solo es un medio para llegar a este fin, no el fin en sí mismo.

Por eso sueño con que estéis a mi lado, al lado de la ley, pero peleando bien duro para que se rescaten personas y no empresas, para que las familias tengan una segunda oportunidad y nadie más vuelva a perder su hogar, para que hagamos de nuestra España un País donde todas nuestras Autonomías encajen mejor, pero todas de la misma forma, no unas por encima de otras, porque eso también es la Democracia. Bueno, quizá sea un poco tarde para soñar, pero después de un café bien largo y un cigarro que se me hace muy corto, me apetece pensar en que seríamos capaces de hacer si estuviéramos unidos.

Compartir
Artículo anteriorWhere’s my mind?
Artículo siguienteSube aquí… y verás la DUI
Especialista en Marketing y Ventas. 15+ años de experiencia en Comercialización en el sector de complementos de Lujo. Actualmente CEO & fundador de su propio negocio dedicado al comercio electrónico de ropa y complementos. ― ”No estoy de acuerdo con lo que dices, pero defenderé con mi vida tu derecho a expresarlo”, Voltaire.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here