La reinterpretación de la euroorden, una aberración judicial

0
101

La resolución del Tribunal Superior de justicia del Land alemán ha decidido esta semana que solo entregará a Puigdemont para ser juzgado por un delito de malversación, y no por rebelión, mucho mas grave y penado con hasta 30 años de prisión frente a los hasta 12 por malversación. Este tribunal, sin celebrar ningún juicio, ni tener casi ninguna prueba, en unas horas de deliberación ha decidido enmendarle la plana a nuestro mas alto tribunal, que lleva meses instruyendo la causa, y a su propia fiscalía, y ha hecho una valoración sobre el fondo del asunto en vez de limitarse a comprobar que los hechos fueran delito o no en su país, que sería lo único que exige una Orden de Detención y Entrega (ODE), la conocida como euroorden.

La Unión Europea supone la superación del principio de reciprocidad y su sustitución por el de confianza mutua entre los estados miembros. La resolución que hace el tribunal alemán  de esta euroorden supone la quiebra de este principio, por cuanto que no ha confiado en la actuación del Tribunal Supremo español al entrar a valorar si hay o no rebelión.

Pero el procedimiento aun no ha terminado ya que esta decisión alemana  puede ser recurrida al Tribunal de Justicia Europeo por nuestro Tribunal Supremo mediante una cuestión prejudicial, incluso por el Tribunal Constitucional alemán si Puigdemont interpone un recurso de amparo, como parece que hará. Este tribunal de justicia vela por que se haga una interpretación igualitaria de las normas europeas en toda la UE. Este tribunal debiera declarar la extralimitación de Tribunal alemán y la modificación de la euroorden en el sentido de no entrar a valorar el fondo, porque si no lo hace la función de la euroorden, cual es la colaboración judicial entre estados democráticos e iguales, desaparecerá.

La resolución de Tribunal de Schleswig-Holstein es un torpedo en la línea de flotación de la justicia europea que casa mal con la resolución de su propio Tribunal Constitucional, que prohibió recientemente la realización de un referéndum secesionista en el Land de Baviera. Hemos de pensar que hacerlo en España es perfectamente lícito?. ¿Que hubiera pasado si pese a la prohibición los bávaros lo hubieran hecho en las mismas circunstancias que el nuestro, que también había sido prohibido por el tribunal constitucional español en numerosas ocasiones? ¿Habrían considerado que no existe ningún delito?. Seguro que no.

Así pues la pelea por juzgar en España a Puigdemont y demás fugados, como al resto de los que están en prisión preventiva por todos los delitos por los que se dictó auto de procesamiento sigue en pie. No se entiende como los independentistas cantan victoria, y como presentan recurso los presos preventivos tomando como fundamento los argumentos de un tribunal alemán. Si no fuera porque el asunto es muy serio todo esto sería para echarse a reír.

Es profundamente irritante ver como una panda de iluminados pretende adueñarse de una parte de nuestro país. Confiemos en que el Tribunal europeo ponga las cosas en su sitio y que los presuntos rebeldes que quedan sueltos sean debidamente juzgados en España. No es de recibo que un tribunal territorial extranjero decida sobre lo que resuelve el  Tribunal Supremo español, incluso sobre el parecer de nuestro Tribunal Constitucional. Es una aberración judicial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here