El copago sanitario, ¡anatema!

0
229

Es mencionar la palabra copago y las huestes de la izquierda se lanzan a degüello con acusaciones hasta de fascismo. No sabía yo que en la época de Mussolini hubiese copago, menudo descubrimiento.

Hemos llegado a un punto que no se puede hablar de un sistema que existe, que se está aplicando, y que consiguientemente podría ser mejorable. Se ve que no se puede, por ejemplo, analizar los beneficios que para las grandes aseguradoras sanitarias tiene el sistema actual, con el colapso de muchos servicios.

Claro, si queremos que el sistema sea universal, la calidad debe ser elevada y no estar masificado, o cada vez más gente optará por los seguros privados. Y si se propone, por ejemplo, elevar el copago a los que ganan más de 60 mil euros, sorprende que precisamente se vienen a oponer los que proponen que suban los impuestos para los que ganan más de 60 mil euros. Vaya contrasentido.

Nadie pone en cuestión que los que ganan menos de 18 mil euros no deberían pagar nada, o una cantidad mínima como 8 euros al mes, por las medicinas. Como nadie debería tener duda de que los que ganamos entre 18 mil y 36 mil euros somos los que sostenemos el sistema a través de impuestos y seguridad social.

Vale que le paguemos la sanidad a los que ganan menos de 18 mil y a nosotros mismos, pero que tengamos que subvencionar a los que ganan más de 60 mil, ¿por qué? Y a los que ganan más de 100 mil, a ésos ni un pavo, que se lo paguen todo, no tienen ninguna necesidad, sean pensionistas o lo que sean.

Si los que pueden pagar el copago lo pagan, los que no pueden pagarlo tendrán una sanidad mejor y completamente gratuita.

Mercedes Mora

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here