Consternación, coraje y condescendencia

0
288

Sentimientos de dolor, pena, abatimiento y desconsuelo nos produjeron las primeras noticias sobre el atentado en Barcelona, sucedidas por el segundo acto terrorista en Cambrils. Nos habían vuelto a dar donde más nos duele.

Irritación, ira, esfuerzo de ánimo y valor, fue lo que pudimos observar en las personas que se habían visto involucradas en los salvajes atentados terroristas, lo mismo que las reacciones mayoritarias en las redes sociales, a través de las cuales seguimos al segundo el devenir de los trágicos sucesos en Cataluña. Héroes anónimos y pequeños gestos, probablemente inútiles en lo físico pero indispensables en lo anímico.

Comprensión, cintura y remisión con las reacciones violentas, con las salidas de tono, con los comentarios racistas, con las conclusiones fatuas, con las malinterpretaciones intencionadas, con los errores administrativos y policiales, con los abusos de protagonismo y con las peleas absurdas a puñetazo limpio, que de todo ha habido. A los únicos que no perdonamos ni olvidamos es a los terroristas.

Esta tragedia humana en forma de atentado terrorista ha caído como un meteorito sobre la disputa nacionalista entre España y Cataluña, o más bien entre ciertos sectores políticos de ambos bandos, restándole relevancia y descubriendo su artificialidad. Con la importancia que tienen algunas cuestiones, como la protección frente a los despiadados ataques terroristas, parece mentira que nos estemos peleando por un quítame allá esas pajas.

Por eso espero que todavía quede una oportunidad para evitar el enfrentamiento directo a primeros de octubre por unas cuestiones de lo más secundarias, considerando las terribles horas que hemos vivido. Muchos independentistas decían en las redes “ja som un estat”… pues claro, reconoced y apreciad que tenéis una libertad y una autonomía dentro de España y de Europa que para sí querrían otros, lo mismo que otros podríamos reconocer que sin Barcelona y sin Cataluña integradas, formando parte de nuestro ser, no podríamos vivir.

¿Y si un día un meteorito amenazase la Humanidad seguiríamos peleándonos?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here