A por el 21-D, Presidenta !!!

0
326

A diferencia de la campaña de las elecciones de 2015, en las que Ciudadanos se centró en el área metropolitana de Barcelona y Tarragona, la creciente presencia de la formación naranja en “territorio hostil” con motivo del 21-D es una de las consecuencias de los profundos cambios sociales y políticos que se están produciendo en Cataluña, además de ser un evidente síntoma del crecimiento que Ciudadanos ha experimentado en los últimos años.

Aún recuerdo el discurso de apertura de Juan Carlos Girauta en el acto de presentación de la candidatura para este 21-D que tuvo lugar en Badalona, cuando hizo mención a los “padres fundadores” de aquel proyecto que nació llamándose Movimiento Ciudadano. Personalidades tan ilustres, intelectuales “de primera” como Albert Boadella, Arcadi Espada, Félix de Azúa o Francesc de Carreras, ya vaticinaron por aquel entonces lo que iba a ocurrir en Cataluña diez años después. En palabras de Girauta: “Ellos vieron donde nadie más veía”.

El tiempo apremiaba, así que se pusieron manos a la obra por intentar cambiar el “statu quo” del que gozaban la clase política dirigente de Cataluña distribuida por clanes o tribus, en las que todos ellos se protegían de cualquier escándalo que trascendiera a la opinión pública, mientras al pueblo lo tenían engañado, estafado, robado,…ignorado. Todo ello envuelto en la floritura de la oratoria típica en política, con un claro mensaje nacionalista. Circunstancia ésta favorecida por la inacción o pasividad del gobierno central bipartidista de turno.

Hoy en día, la creciente afluencia de público a los actos de Inés Arrimadas está legitimando esa estrategia, diseñada en su día por los “padres fundadores” para cortar a tiempo la hemorragia nacionalista que viene sufriendo Cataluña desde hace muchos años. Un despropósito que no lleva a ninguna parte más que a la confrontación de la sociedad, a la división social, a bloques enfrentados que restan, no suman, además de tener en cuenta el agravante de un evidente interés económico detrás de tal intentona golpista nacionalista. Todos recordamos a Puigdemont (Puchi para los amigos) cubriéndose de gloria con su cobarde huida a Bruselas, a la vez que deja una Cataluña fragmentada, rota, dividida, pero eso a él y a los suyos les da igual.

Ciudadanos ha cogido el timón del barco agonizante apostando en esta ocasión por tener voz y presencia en municipios como Girona, Figueres o Manresa, anteriormente contrarios a sus planteamientos, pero que desde el 27-S y las posteriores elecciones municipales Ciudadanos ha conseguido superar al PSC como referente constitucionalista.

La sociedad decadente que Puchi y los suyos han dejado con tanto desfalco nacionalista, inoculando odio a todo aquello que no sea comulgar con sus ideas, pensar como ellos, ha tenido sus manifestaciones directas en los altercados que se han producido en los últimos tiempos. Carlos Carrizosa, portavoz parlamentario de Ciudadanos, recordó en su día que un grupo de militantes fue agredido en Barcelona, siendo el autor de la agresión condenado por delito de odio.

Declaraciones de odio que se manifiestan con total virulencia e impunidad como los calificativos con que le propinó Toni Albà a Inés Arrimadas (que casi mejor que me ahorro tener que reproducirlos), el desarrapado (por cierto, conocido militante antisistema) que asesinó a un hombre por llevar los tirantes con la bandera de España,… son varios ejemplos de lo que desgraciadamente nos han dejado como legado la tribu de los nacionalistas.

Que Ciudadanos sea la primera fuerza en sufragios en el 21-D es nuestro mayor deseo si de verdad queremos recobrar la confianza y la fe en nuestros políticos, y también, por qué no, en la humanidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here